lunes, 29 de junio de 2015

El yo



Descuidado de sí
por un instante
el yo
rodando va que mengua
hacia su centro

siempre desvelado
en cambio
el ojo que retiene

las hebras     (a su
ovillo)


Chantal Maillard: La herida en la lengua. (2015) Tusquets editores.

4 comentarios:

  1. Unos versos muy bellos.

    Besos Carnales.

    ResponderEliminar
  2. Que bonitos versos... me gustan mucho...
    Besines...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te han gustado.
      Bicos!

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.