lunes, 6 de febrero de 2012

Danza nupcial

   Él había estado toda la noche conectado a internet viendo vídeos de bellas contorsionistas en cueros. Ella lo esperó en la cama, en vano.
    Amanece.
   Ella lo observa, dormido. Y comienza a orquestar su baile de mariposa en vuelo, su danza nupcial infructuosa, su ritual de apareamiento estéril. Él duerme. Ella baila para el alba curiosa, conmovida ante su inútil esfuerzo. Mientras, él sueña con contorsionistas que danzan ante él en una diáfana mañana clara.
La realidad sucede ante sus ojos dormidos. Pero él, sueña y duerme.
(Esta historia continúa aquí)
Uol

2 comentarios:

  1. Anónimo8/2/12 21:14

    Que inútil! Y se pierde semejante espectáculo. Aunque para mi gusto le sobraba ropa :-P

    Pringaillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves... hay tanto inútil de ésos que empieza a ser preocupante.

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.