lunes, 9 de enero de 2017

La mujer más deseable del mundo




Resulta irónico y un punto triste comprobar que el hombre del que más me acuerdo no es el que más me quiso ni tampoco el más generoso y detallista; no es el que más se preocupó por mí o me cuidó. No es el más inteligente o aventurero. Ni siquiera el que mejor me folló.


No, el que no puedo olvidar es al que yo más deseé. Porque su deseo recíproco me convertía a mí en la mujer más deseable del mundo.
Uol 
Deseable:  adj. Susceptible o digno de ser deseado.

16 comentarios:

  1. Lo entiendo perfectamente. Uno puede sentirse muy querido y muy amado por su pareja, pero si no se siente deseado, siente que le falta algo. Es la pieza que completa el puzle...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Elvis. Necesitamos ver deseo en los ojos del amado, porque el deseo encierra el misterio, la admiración y la complicidad, y eso es la sal de la relación.
      Como bien dices, amar es un puzzle de pequeñas notas que parece incompleto sin esa pieza.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Pues tiene un punto difícil lo que dices...

    Yo en quien más pienso es en quien amé, y no la valoro por follar mejor o peor, ni por desearla más o menos. Quizá sea un compendio de todo, pero al final creo que se trata de quién te hace sentir mejor. No sé, somos todos tan distintos... pero creo que todos tenemos algo en común, muy natural por cierto, que es el egoísmo.

    Un beso y un deseo. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil saber por qué se ama a una persona. No es calibrar qué pesaba más en ese amor. Coincido contigo, es un compendio de todo. Pero no se recuerda a largo plazo a quién no te hizo vibrar, es así. Al menos, no se recuerda de "esa" manera.

      Por suerte, todo somos distintos. Y el egoísmo caracteriza a los humanos, sí, aunque aquí no sé muy bien a qué aspecto te refieres.

      Bicos.

      Eliminar
  3. Creo que a la primera lo he pillado mal y lo relaciono con algo que no tiene que ver.

    Escribió Milan Kundera, creo que en "La inmortalidad", algo como: "Si nos dieran a elegir entre
    a) que todos los que conforman nuestro entorno nos viesen salir con la mujer más deseable del mundo y creyesen que nos la estamos tirando, cosa que, por algún motivo, no pudiésemos hacer,
    o b) que realmente nos la estuviésemos tirando pero nadie lo supiera ni lo creyese,
    todos elegiríamos lo primero".

    Yo no lo tengo muy claro. El autor se mostraba convencido de que todos le daríamos más importancia al prestigio de ser pareja de tal persona espectacular, deseada por todos, que al hecho de poder tener verdaderas relaciones sexuales con ella. Creo que puede ser cosa de otra época. Creo que actualmente somos algo más hedonistas.

    Pero quizá no te refieres a esto. A lo mejor tu deseo hacia ese hombre no era el de todas, y se trata de algo distinto, y no lo he cogido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Cristian, no se refería a eso. Por supuesto, de qué me vale presumir de lo que no tengo. A mí me importa poco la opinión de la gente en ese caso.Nunca he ido del brazo de alguien para hacer creer que tenemos algo, es ridículo. También das por supuesto que ese hombre al que tanto deseaba era espectacular y no sé por qué has llegado a esa conclusión; el deseo se basa en muchas cosas, no sólo en el físico(que también).
      Mi deseo es totalmente carnal jajajaja. El burro grande ande o no ande conmigo no vale jajajaja. Ya he dicho por aquí en alguna ocasión que objetos decorativos ya tengo muchos en casa.

      Quizá para un hombre sea oscuro comprender a qué me refiero. El brillo del deseo en unos ojos amados hace aumentar el propio deseo. Y esa sensación intensa, ese ser el motivo del deseo del otro es una poderosa adicción. Pero hablo de deseo real, no un florero que mostrar.

      Eliminar
    2. Sí, lo que me desorienta es que el texto me da a entender que los otros también te deseaban. Tanto o más que ese.

      Evidentemente, es maravilloso sentir que alguien a quien deseas te desea.

      Eliminar
    3. No se trata de ninguna competición. Y no, yo no iba del brazo de nadie para provocar el deseo o la envidia de otros. Nadie se ha pegado con otro por mí (la sola idea me parece ridícula y absurda). Cuando amo, no tengo ojos para nadie más.
      Bicos.

      Eliminar
  4. El brillo del deseo en unos ojos amados hace aumentar el propio deseo. ¿No puede un hombren entender eso? ¿No puede sentirlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso que un hombre sí debería entenderlo, pero no todos lo hacen.
      Cierta sensibilidad es una cualidad que no todo el mundo posee. Tú sí.

      Eliminar
  5. Así es, la que jamas olvidaremos sera aquella a la que mas deseamos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy bello y muy certero.

    ResponderEliminar
  7. Yo no tengo ni puta idea de querer, y ser querido no depende de mi. Se me pasó el arroz...
    Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te pasó el arroz para querer?😮 Para eso nunca se pasa, Amowhor. Se pasa para ser objeto de deseo😥, pero para amar siempre tenemos tiempo.
      😘

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.