viernes, 19 de febrero de 2016

Bragas efecto tanga



 
Braga efecto tanga
Los diseñadores de bragas son hombres. Para mí esto es un hecho, ya os explicaré en otra ocasión por qué lo afirmo. Pero no es de esto de lo que os quiero hablar hoy, sino de las llamadas bragas efecto tanga, un misterio para mí. Porque, a ver, decidme, ¿quién coño quiere llevar puesta una braga que haga efecto tanga si puede llevar un tanga directamente? (o una tanga, nunca he sabido qué género poner a este sustantivo, yo uso el masculino, no sé por qué. La RAE dice que se pueden usar los dos géneros). 

Veo la publicidad y las fotos de esas bragas efecto tanga y me parecen fajas con un cosido trasero que imita los límites textiles de un tanga. Y yo me pregunto ¿a qué viene ese trampantojo? Los tangas no sujetan nada, las posaderas al aire, las carnes bailan sueltas, los cachetes en su natural movimiento. Usamos los tangas por gusto, estética, o a nivel práctico porque así no se marca la tela bajo faldas o pantalones ajustados, incluso porque así no se corre el riesgo de que se suba la tela y se arrugue, enrolle o se meta en la noble división de las nalgas... ejem.




 Pero si los tangas no son de tu gusto estético y esas menudencias te las traen al pairo, ¿para qué usar bragas efecto tanga? Las mujeres que las usan, ¿por qué lo hacen? Dado que son horrendas y si no les gustan los tanga, ¿por qué no usan bragas convencionales? Si es por la sujeción, las hay amplias, resistentes y muy bonitas incluso, sin ese cosido posterior que imita a un tanga; además estas bragas efecto tanga no sujetan para nada las cartucheras (bien se ve en las fotos que ilustran este texto). Entonces ¿por qué los diseñadores han confeccionado esa monstruosidad? Esas mujeres que las ponen ¿quieren hacernos creer que usan tanga?  ¿Piensan que así los hombres notarán ese cosido simulador de la prenda a través de su ropa y deducirán que usan tanga? ¿Quieren creer o piensan que así los hombres se excitarán si imaginan que ellas llevan tanga, pero no quieren la molestia de llevarla en realidad? ¿Es un quiero y no puedo? ¿Son mujeres que aborrecen los tangas pero quieren hacer creer que los usan? ¿Esta conducta es de gente con la cabeza bien asentada? Me lo expliquen. 

¿Soy yo una intolerante textil, una ortodoxa de las prendas íntimas, una terrorista aniquiladora de fajas y bragas efecto tanga?  

He usado tanga durante quince años de mi vida y ya me han aburrido un poco, ahora estoy en fase encajes, puntillas y lencería de calidad pero en braga, brasileira o culotte. 



Pero jamás en la vida se me ocurriría usar una braga efecto tanga. Ni una faja. La carne, si tiene que bailar, ¡que baile, coño!

Uol

El cajón de las bragas
Otras entradas sobre moda, aquí y acá.

6 comentarios:

  1. Creo que tienes más razón que una santa. ¡Son horribles!
    Supongo que todo proceso evolutivo da pasos en falso. Y más tratándose de productos industriales, donde se explora hasta el más inconcebible nicho de mercado, a ver si cuaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien lo has explicado! jajajaja, ¡si en cuanto aparecen los términos económicos ya entra un miedo que te cagas!

      Eliminar
  2. Bragas efecto tanga... un quiero y no puedo...

    De todas formas, creo que tendrían más éxito que los "tangas efecto braga" ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los que dicen que las palabras no importan! :p

      Eliminar
  3. Oes; e eu veríache as bragas algunha vez?. E que esas do caixón sóanme moito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, vai ser que non. O que che soa é o caixón. O dos calcetíns tamén :p

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.