miércoles, 30 de diciembre de 2015

Abrázame esta noche

Tamara de Lempicka



Abrir el correo. 
El corazón sale al encuentro
de la boca.
Ver un enlace.
Al otro lado puede
aparecer el cielo o,
presumiblemente,
la boca del infierno.
Nunca he sido capaz de no saber.
Presiono.
El aire de los pulmones,
convertido en alegre silbido
de globo festivo,
sale a poquitos por la boca.
Y entonces la música lo inunda todo.

Es curioso.
Son letras conocidas, amadas,
pero  ahora con otro nombre,
con otros labios,
con otros abrazos,
otras son las noches,
e incluso así, incluso,
suenas nuevas, mágicas, esperanzadoras.
Aunque de nuevo me precipite,
ay, chica, siempre impulsiva.
Aunque para ti sólo sea música.
Aunque sólo sea real en mi deseo
el nuevo mágico recado.

Aun así,
ven, amor, abrázame esta noche.

Uol

 


PASIÓN
No, no digas que yo me muero.
Amor, mi vida es sufrimiento.
Yo te quiero en mi camino,

por vos cambiaba mi destino.

Ay, abrázame esta noche

y aunque no tengas ganas,
prefiero que me mientas.
Tristes, breves, nuestras vidas.
Acércate a mí, 

abrázame a ti, por Dios,
entrégate a mis brazos.

Tengo un corazón ganando.
Yo sé que vos me estás escuchando.

Con mis lágrimas te quiero.
Pasión, sós mi amor sincero.

Ay, abrázame esta noche,

y aunque no tengas ganas,
prefiero que me mientas.
Tristes, breves nuestras vidas.
Acércate a mí, 

abrázame a ti, por Dios.
Entrégate a mis brazos.


Rodrigo Leão: Pasión, de su álbum Alma Mater (2000).


FELIZ AÑO NUEVO! 
En 2016 volverán las intrépidas y guarras historias :)

jueves, 24 de diciembre de 2015

Mañana de diciembre



Mañana bendita

Qué mañana
maravillosa
de diciembre.
                          El sol en la cocina
y en el fuego el café borboteando.
Tanta felicidad que incluso el gato,
surgiendo de las sombras del pasillo,
de un salto jubiloso
se ha encaramado en el alféizar
de la ventana,
moviendo el rabo
y acechante,
como si de verdad olfateara
las alondras en vuelo que brotaban de mi boca,
la elevada fragancia de mi canto.
 

José Luis Parra: Cimas y abismos [Antología poética] Editorial Renacimiento (2012)

 FELICES FIESTAS DE NAVIDAD A TODOS MIS LECTORES!


 

sábado, 19 de diciembre de 2015

Cadáveres que caminan

Cadáveres que caminan


Nos paseamos por ahí tan ufanos, tan pagados de nosotros mismos, tan autosuficientes, creyendo que tenemos derecho a aniquilar la tierra que pisamos; sin darnos cuenta en nuestra arrogante soberbia, que bajo la piel que nos cubre no somos sino cadáveres que caminan.

Uol

lunes, 14 de diciembre de 2015

La estirpe de los tristes




Las calles son testigos de mi sonrisa. Los ojos prestos, susceptibles a la viveza que me rodea y trasmito. Me piensan optimista, enérgica. Me ven ocupada, vital, llevando a cabo planes elaborados, quejándome a veces de las ocupaciones que me impiden cumplir otros acaso más placenteros. Bailo, río. Voy de acá para allá. No parezco de las que se aburren o no tienen nada que decir. 

No saben que cuando llego a casa y me despojo de ropajes y tacones, cuando me refugio en la penumbra, puedo por fin sentarme a escribir y dejar que salgan las palabras del club de los tristes. Palabras desgarradas, sentimientos de zozobra, decepción e incertidumbre. Una a una desgrano mi escritura en el cuarto oscuro, letras turbias, heridas, dolientes, todas pertenecientes a la estirpe de los tristes a la que pertenezco.

Uol

miércoles, 9 de diciembre de 2015

La letra





Nos escribíamos mucho. Sucesos del día a día, futuros planes o encuentros, disgustos, ardientes cochinadas... Y un día pusimos letras que no tuvieron vuelta atrás.
¿Duró lo justo y necesario? Creo que no. 

Pero entonces, en el devenir de los días y sobre todo de las tardes en las que le echaba de menos, o echaba de menos a la mujer vital y optimista en la que me convertía a su lado, entonces, como digo, me di de bruces con una verdad aterradora: 

No conocía su letra.

Ya nunca mi corazón se desbocaría al reconocer su caligrafía con mi nombre escrito en un sobre anodino.  Nunca temblaría imaginando su contenido, las palabras de amor o de pasión, acaso de añoranza. Eso no sucedería.

Era la primera vez en mi vida que no conocía su letra.

Uol