domingo, 29 de noviembre de 2015

Herrumbre



 
Uol Free
Esa vieja sensación conocida y temida. 
Ya está aquí de nuevo,
sin ser convocada,
sin ser reclamada.
De nuevo sitiándome con sus dientes,
sus cuchillos, su mirada aterradora.
Percibo mi propio pavor
a volver a sentirme atrapada en su maraña.

Quiero gritar. Pero sobre todo golpear,
herir, zapatear, patear, arañar,
para luego tomar entre mis brazos
al que me provoca este dolor lacerante.

No lo puedo soportar. Ya no.
Ya no.
¿Cómo huir?

Mi cuerpo ferruginoso 
atrae el rayo que me atraviesa,
que me desgarra el alma.

Quiero ser arena
que se escape entre los dedos.
Quiero ser manto húmedo,
pleno de hojarasca
pudriéndose en calma,
serenamente en la distancia.

Cualquier cosa menos esta herrumbre
que atrae al rayo que me parte en dos.
Pensé que estos dolores
ya quedaban muy atrás en mi vida,
imposible quedar a sus expensas,
imposible estar a su merced.

Pero el alma y, sobre todo, el cuerpo
se niegan a claudicar y ceder.

Por ello, sufro
como una perra
y aúllo coma una loba
exigiendo carne desgarrada
y músculos destrozados.
Sangre que apague este dolor.



Dedicado a A.F. 
Uol

Proféticas palabras en Carrusel. 

martes, 24 de noviembre de 2015

Desorden

Zocas de Elena Ferro:Caperucita y el lobo.
[...]
"No lo podemos verificar, pero hay un método implacable
en el desorden de nuestra realidad"

Felipe Benítez Reyes: Vidas improbables.(1995)



miércoles, 18 de noviembre de 2015

Cenicienta 3D

 
Zocas de Elena Ferro

Zapato de cristal (versión 3D)

Non, non estou disposta para outro encantamento.
Aínda que te me poñas triste e de xeonllos.
As miñas dedas non teñen prezo de mercado.
Non vou tronzalas por un lindo baile en palacio.
E antes calzo unhas zocas que zapatos de voda.
E antes arrinco os beizos que darchos de balde.
E antes...

(E nin fomos perdices nin comemos felices)

Carlos Negro: Penúltimas tendencias. Ed. Xerais. 2014

Traducción al español, por Uol Free:

Zapato de cristal (versión 3D)

No, no estoy dispuesta para otro encantamiento.
Aunque te pongas triste y de rodillas.
Los dedos de mis pies no tienen precio de mercado.
No voy a destrozarlos por un lindo baile en palacio.
Y antes calzo unos zuecos que zapatos de boda.
Y antes me arranco los labios que dártelos gratis.
Y antes...

(Y ni fuimos perdices ni comemos felices)

viernes, 13 de noviembre de 2015

sábado, 7 de noviembre de 2015

Ven aquí




Ven aquí, me dice, y yo entonces me derrito porque sé lo que su petición promete, las escenas que vendrán a continuación, todo lo que me desarma y convierte mi cuerpo en líquido que se escapa por mis entrañas, río buscando sosiego en el delta de mi cuerpo. 

Ven aquí, pide, u ordena o suplica, depende del día. Y mi respuesta es siempre la misma, sentir esa sensación de opresión en mi vientre, esa respuesta incontrolable de mi cuerpo traicionándome una vez más.

Y me acerco. Y siempre su mano buscando mi cintura, doblegando la escasa resistencia, atrayéndome hacia si, enamorándome un día más, mi cuerpo traidor de si mismo, aliado de si mismo, buscando su propio interés, sin esperar las órdenes del cerebro, general de mando sin autoridad.

Me pierdo en su mirada. No es muy lírico, no. No es elocuente, no sabe mentir con palabras de encantador de serpientes. Y por ello me entrego. Porque sé que su cuerpo no finge y sus escasas palabras no buscan la mentira complaciente. Una ha llegado a un punto en que descarna las palabras, arranca sus pieles armiñadas, ya sabe lo falsas que son las monedas doradas. Pero en el sexo nunca me han importado la veracidad o no de las palabras. Siempre he sabido cómo se retuercen, cambian, manipulan y delatan las palabras. Las más falsas pueden ser altamente estimulantes. Las palabras hieren cuando una cree en su realidad. Pero si las pones en contexto, las palabras son tus aliadas. Yo sólo desconfío de las palabras dichas en frío, no en la explosión del deseo: ésas cumplen su función.

Él no es muy elocuente, es cierto, aunque podría serlo, no le faltan cualidades, pero es su naturaleza: no hablar más de la cuenta. Él sí cree en el poder de la palabra. El barroquismo aflora en su cuerpo, no sale de su boca. En su boca se esconde la lengua, mero órgano explorador de la mía.  Remisa a aventurarse en oquedades diversas. En el fondo, teme. Teme mi exuberancia y mi decisión, teme mi entrega y mi pasión; teme volverse torrentera, él que quiere ser afluente que se desvíe a río, a lago, a marisma. Mi arroyuelo.

Me atrae hacia su vientre, ya hinchado su pene. Quiero creer que también él se excita con la apelación, ven aquí. También él sabe qué va a suceder a continuación. Y su polla se eleva, me presiente, me espera.



Me echa el cabello a la espalda, huele mi cuello, observa el balcón de mi escote. Sabe que soy discreta y sólo para él descubro mis encantos. Hay mujeres que necesitan ir reafirmando su sensualidad frente a todo el mundo. O simplemente les gusta mostrarla, porque sí, porque quieren. Yo no soy de ésas, no necesito el reconocimiento de nadie. Eso le sorprendió, mucho, y todo lo que yo escondía. No lo escondo, le dije. Simplemente no necesito enseñarlo al mundo. Yo sé que existo. No necesito más. No necesito el reconocimiento público. Soy una soberbia de cueva, la que se regodea en su silencio, en su quietud. Sé que no cree en esa premisa, pero no puede evitar que le agrade mi discreción: es un hombre, al fin y al cabo.  Le brillan los ojos. Me empuja contra la columna. Sus manos buscando mi vientre. Me gira. Si le hiciesen la encuesta ¿tetas o culo?, este arroyuelo mío no sabría qué elegir, le gustan las dos cosas. Sólo para él me pongo el vestidito blanco calado. Porque le gusta ponerse a mi espalda y alzar la vaporosa falda hasta mi cintura, asir mis nalgas. Resopla. Por suerte le gustan las formas rotundas, las curvas de mujer. Y se frota animal, tomándome los senos también, hablándome al oído, ahora sí, para verter palabras que sólo yo debo escuchar, ésas que excitan más, si cabe, mis sentidos.

No sabría decir qué me encandiló de él, aparte de su buena y generosa disposición para el sexo, su entrega hasta que no le queda aliento, las agujetas con las que pasamos la semana después de los extenuantes maratones a los que nos exponemos. Quiero pensar que lo que me enamora es su falta de artificio (Eso no significa que no pueda mentirme, simplemente no es su objetivo). Me sorprende lo rectilíneo de su razonamiento, yo que soy de meandros y curvas. Contra el sentir popular, no todos los hombres son rectilíneos en su mente, al contrario diría yo, me he encontrado con bien pocos así. Lo que no son es fabuladores en exceso, es cierto, su pensamiento no es planificador, no programan tanto como las mujeres, pero de rectos y simples, nada. Al menos en mi experiencia. Y mi arroyuelo es bastante sencillo, lo es. Mis palabras son denotativas, me dice.  Lo miro con un poco de pena. ¡Eso suena tan poco prometedor! Pero me rehago. No tengo que interpretarlo, solamente gozarlo. Y ya es hora. ¡Ya es hora de gozar sin tontunas, sin esperanzas etéreas de algo que ni yo misma sé qué es! Gozar, amar. Eso es lo que cuenta. Mi arroyuelo me hace sentir primitiva, hembra en la selva, devoradora insaciable. No necesito palabras antes. Sólo ese Ven aquí. Y voy. 

En la cama mando yo, me dijo la primera vez que me despojó de la ropa. Debió pensar que sonaba machote.
¡Me reí tanto por dentro! Pues manda, acepté, convencida de que esas palabras formaban parte del atrezzo.

No ha vuelto a decirlo.
Se deja devorar lentamente. Por mi gula. Por mi lascivia. Por mi ternura.



A mi lado, me busca los ojos cuando me corro. Busca el latido desenfrenado de mi corazón, el grito que sale de mis entrañas.

Mi arroyuelo apenas alcanza a conocer la profundidad de mi pensamiento. A veces, como una ráfaga de luz en la noche, creo que percibe como una intuición lo hondo de la sima que tiene a sus pies. Pero, este mi niño, nunca me conocerá realmente.

¿Y qué más da? Gozo, amo. De momento.


Uol
Ver Maratón sexual.  

lunes, 2 de noviembre de 2015

Cárcel



Quien acierta a amarte, y a provocar que le ames, antes o después será tu cárcel.

Lorenzo Silva: Música para feos. 2015. Ed. Destino