jueves, 3 de abril de 2014

Compenetración



Supe que era él porque todo resultaba muy fácil. No había discusiones, no había tensiones, no había disputas por el mando de la tele, por el lado bueno del sofá, por la cabecera de la mesa, por la última magdalena. Con él la vida era un baile de precisión, las tuercas en perfecto acoplamiento; no me chinchaba, no buscaba mi irritación para quedarse relajado él; las conversaciones fluían, resultado de la afinidad y la concordancia que cada día nos unían más. Lo que antes se me hacía cuesta arriba, lo que significaba semanas de darle vueltas y sopesar pros y contras, me parecía ahora desvarío de loca insegura. Y las dudas se esfumaban, porque todo fluía, porque la compatibilidad era manifiesta, porque el amor ya no dolía ni costaba, era un sentir, un deslizarse en una confortable existencia.

El amor podía ser así, como una hermosísima sesión de Acro Yoga.

Uol


8 comentarios:

  1. Podría ser así. Podría. Pero entonces no sería amor. Sería una sesión de Acro Yoga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ti es más bien una sesión de lucha en barro, ¿no? Pero a mí me gusta la variedad, y el amor también es el vuelo acompasado y grácil de dos mariposas. Nada de discusiones, tensiones; nada de jorobar, irritar, fastidiar... Puro Acro Yoga.

      Eliminar
  2. No existe, todo lo que has escrito es mentira. Menos mal que lo has escrito en pasado, jijiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jodó, qué optimistas estáis hoy!

      Eliminar
  3. Desconocía el Acro-Yoga, y no me veo haiendo las acrobacias que aparecen en el video, pero cuándo uno coincide con alguien con quién todo fluye; las palabras, las sonrisas, el tacto, llega un beso espontáneo ... sí, uno siente que el amor era más sencillo de lo que siempre había creído. Que no era renuncia ni esfuerzo, sólo acoger y dejarse ir en brazos de quien te hace feliz siéndolo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El video sólo es una metáfora. Cuando la compenetración existe, hasta lo difícil parece fácil (no digo que lo sea, como las acrobacias del AcroYoga, que exigen una flexilibilidad, habilidad y concentración de gran dificultad; a mí ya me pilla mayor jejeje, pero desde fuera lo parece, el movimiento fluye. Así es cierto Amor, fluído).

      Cuando uno ha sentido así, lo reconoce.
      Y anhela volver a experimentarlo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Siempre nos quedará el consuelo de haberlo conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Semillitas para el futuro.
      Un abrazo!

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.