viernes, 21 de junio de 2013

Perder


Nunca se amarró a nadie porque siempre temió perderlo todo. Su mayor temor es llegar a perder aquello que le llevó años conseguir.

Siempre temió que ahora que tiene cuatro paredes que llamar suyas, ahora que tiene su vida encarrilada, incluso ahora que ha vuelto a sentir el aliento del amor en la nuca una vez más -cuando ya no parecía importante en su vida-, ahora, justamente ahora, lo pierda todo. Que encuentre un bulto que hace un mes no tenía, que se desplome inerte en medio de la calle tras un ictus masivo, que un conductor borracho se lleve por delante aquello que ahora pensaba disfrutar: tiempo.


Porque aunque sabemos que sólo tenemos presente y pasado, y éste para que nos enseñe a aprender de los errores, la verdad es que jamás aprendemos de ellos ni valoramos el presente. Sólo esperamos que llegue ese día futuro para empezar a disfrutar, serenamente. Esa es la palabra, serenamente. Porque mientras apuras madrugadas y copas y cuerpos, te lo pasas de vicio y te sientes feliz, pero no lo percibes como algo duradero, como una meta, como un objetivo. Más adelante, dentro de unos años, siempre piensa uno que la felicidad está más adelante, en la línea del horizonte. Y cuando el horizonte queda a nuestros pies, vuelve a ser horizonte el que avista nuestra mirada.


¿Acaso no he disfrutado de las paredes que me guarecen? ¿Acaso no he soñado, en este sofá, no he leído bajo las cobijas, no he cabalgado el deseo entre sus cojines? ¿Y por qué, entonces, pienso que voy a perderlo todo? ¿Por qué pienso que el destino va a burlarse de mí, me hará un gesto obsceno y me dirá ufano ¿por qué te sientes tan segura? Si nada de esto te pertenece, nada es tuyo, nada te llevarás al valle de la muerte.


Por eso  nunca se amarró a nadie. Porque sabe que en cualquier momento Tánatos le dará su suave toque, ¿Es a mí? Sí, a usted, está en mi lista. Y lo perderá todo.


Pero ahora no, ahora no, todavía no. Que no aparezca un bulto, que no sufra un colapso, que un virus no destroce mi sistema inmunológico, que hierros retorcidos no mutilen mis esperanzas. Ahora no, ahora quiero vivir. Como siempre he querido: apasionadamente.

uol&lou

6 comentarios:

  1. Profundas reflexiones, Uol.
    Siempre corremos el riesgo de perder lo que tenemos, pero....a veces tampoco estaría nada mal ganar un poco más de lo que se tiene. El riesgo de perder sería mayor, pero qué gozada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un miedo atávico, Belkis. En la ancianidad algunas personas escuchan como su "cuerpo pide tierra". Por desgracia otras personas oimos ese cántico desde casi el principio. Y tenemos que luchar porque amamos intensamente la vida.

      Yo no tengo miedo a apostar y perder. Sólo temo morir. Y eso es lo único cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La misma incertidumbre ante la posibilidad de la pérdida de lo que o quien nos hace felices introduce un punto de infelicidad hasta en el momento más dichoso.

    La asunción de la pérdida es la (única) forma de tener algún momento feliz tras ella.

    ¿No tener para no perder? Si no hubiera vivido, no habría sufrido, pero tampoco gozado, y sin duda tampoco habría temido la pérdida de la vida, pues no moriría.
    Todo es pasajero, todo lo perderemos, hasta nosotros mismos.

    Yo prefiero perder pero haber tenido. Si sufro el desamor es porque antes gocé del amor.
    Cada cuál que ponga lo que le parezca en la balanza.
    Gracias por las reflexiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus reflexiones, Vlixes.
      Pero como le he dicho a Belkis, no es ése mi temor. He apostado, y he perdido y he ganado. Y en ambos casos he vivido.

      Tiempo, miedo a no tener tiempo. Sólo eso. No amarrarse es una consecuencia de "saber" que no lo tengo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es verdad, es cierto; sólo tenemos el hoy, ni el ayer ni el mañana. Afirmo que sólo podemos apreciar el hoy si hemos estado a punto de perderlo todo, que es la vida. Lástima que dure tan poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovechamos poco el hoy, sí.
      Saludos!

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.