miércoles, 19 de diciembre de 2012

La Venus



La primera vez que la vio, su profesor de arte le puso las manos en ambas tetas. La mitad de la clase se ruborizó y la otra mitad quedó fascinada.

− Ésta es la representación de la fertilidad, éste es el ideal de belleza de nuestros ancestros. He aquí una Venus.

Venus de Willendorf

Nunca había visto nada igual, era sorprendente. El profesor permanecía con las palmas de las manos sobre aquellas tetas desbordantes y excesivas, y las risitas eran ya ahora claramente perceptibles. La Venus oscilaba sobre la pantalla y en la calva del vehemente profesor se reflejaba lo que parecía un casco.

− Menudo peinado más moderno lleva, a base de trenzas −apuntó a mi lado Lou.

Pero mis ojos y los de toda la clase se fueron a la vulva, marcada y visible.

−  Podría representar la fecundidad,  la madre-tierra, quizás protegía a los campos y las cosechas. Hay quien opina que era una cazadora-recolectora, alguien con poder− el profe lascivo había soltado por fin las piezas.

− O una tía buena, ¡no te jode!− siseó Javi, y Lou lo miró despectiva.

− Parecen las peras de mi abuela − dijo Marcos, y media clase, que lo había oído, se descojonó.

− Pues no le extrañe, García, pudiera ser que los prehistóricos amasen estas formas voluptuosas como canon de belleza femenina, asociada a la maternidad. Perpetuarse era imprescindible en aquellas épocas tan azarosas y aciagas.

 Más bien amasasen casi ni se le escuchó a Fer.

− Le pones un bañador negro con cazos y es mi vecina la Mary –esta vez fue Pili la que se lanzó a opinar.

Pero yo seguía pasmado, no podía apartar la mirada de aquella mujer diminuta mientras el profe seguía dando detalles más técnicos de altura, tamaño y calidad de la piedra. Lou apuntaba todo a mi lado y me miraba de reojo.

− ¿Te pongo un babero? – se burló−. No sabía que te gustasen las gordas.

¿Qué podía explicarle? Había algo significativo que se me escapaba en aquella figura paleolítica, algo que llamaba mi atención como un enigma que no sabía resolver.

− Es llamativa −dije estúpidamente por salir del paso.

Lou me miraba burlona, con esos ojos que te atravesaban de cabo a rabo y volvían tu cerebro del revés, descifrando de paso toda tu información antes de que uno mismo supiese que estaba allí.

−Parece… –balbuceé a mi pesar− parece que inclina la cabeza, como mirándose  o como si se avergonzase.

− Quizás a pesar de estar despelotada, es tímida –me acabaron de taladrar las pupilas increíbles de Lou.

− Quizás su novio la esté mirando−me embalé. Quizás es su primera vez: se expone ante él. Y a pesar de lo que dice el columnas, no se siente poderosa y maternal, sino cohibida y sensual.

Me pareció percibir que las pupilas de Lou se dilataban, su boca se curvó casi imperceptiblemente. El corazón me dio un vuelco. ¿Y si…? Fue sólo unos segundos. Entonces ella atacó de nuevo:

− Claro, por eso aprieta las piernas y junta las rodillas, no vaya a ser que se le cuele dentro el maromo y le haga un bulto. ¡Tal que ahora, la Venus ésa!

− A veces da asco que lo resuelvas todo – mi voz sonó más dura de lo que pretendía. Sé que ella no lo hacía por joderme, es que no se le escapaba una.

Palideció. Le tembló la barbilla. Esta vez no vi sus pupilas, desvió la mirada hacia la siguiente venus esteatopígea.


A todos los que a los diecisiete (y a los… taitantos) 
 confunden timidez con soberbia.


8 comentarios:

  1. Cuando la ví en Viena, minúscula y fascinante, me impactó que en su redondez hubiera podido ser modelo de la belleza femenina antigua.
    Entonces no comprendía que la vida misma, es redonda, como no comprendo el ideal filiforme de las modelos de hoy, al borde de la inanición, cuya fecundidad y signos sexuales han desaparecido casi por completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alz, ¿está en Viena? Pues me la perdí,¡no me lo puedo creer!
      Acabo de mirar; ya sé qué pasó, no suelo visitar museos de historia natural, voy más bien a arqueológicos y pinacotecas. :P

      Yo tampoco comprendo lo filiforme,no me gusta ni en caligrafía, pero es la época que nos ha tocado :(

      Eliminar
  2. Me he quedado hipnotizado con el gorro...
    ¿Ya se llevaba el rollo rastafari en esa epoca?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has mirado el gorro de primero? Jajaja.¡¡¡ No mientas!!!! No le hagas la pelota a Lou.
      Por lo demás, no hay nada nuevo bajo el sol. Todo es copia de todo, o lo que es lo mismo, nuestro pensamiento/obra no es original, estamos influenciados e inspirados por todo lo anterior, por lo ya hecho. Como dice ALz, la mera existencia es circular.
      Pero está chachi el peinado, ¿ a que sí? Jajaja

      Eliminar
  3. Siempre me han gustado las curvas... sobre todo, las de la mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las rectas uno se duerme al volante jeje

      Eliminar
  4. La Vênus es aún la diosa de la fertilidad....
    Muchas versiones de ella fueron hechas... y muchas van a surgir....
    Es como la própia vida....siempre nuevas firmas de verla....
    Besos Uol Free... tu blog es algo de más....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pode você comentar en portugués se prefire.
      Agardo que o meu blogue não esteja de máis... e serva para algo ;-)
      Beijinhos!

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.