sábado, 18 de junio de 2011

Con viejos

     A veces pienso en ellas, en esas mujeres jóvenes de carnes prietas que se meten en la cama con viejos de piel amarillenta y carnes flácidas. Las imagino besando las bocas marchitas de dientes grisáceos por la edad, que ningún tratamiento blanqueador puede recuperar hasta que se pongan implantes millonarios. Me pregunto por qué,  habiendo de por medio la alianza de oro, sacrifican su sensualidad en un matadero. 

    Y no hablo de levantarte una mañana y comprobar que el monstruo de los colmillos ha hecho su trabajo y horadado la piel antaño lozana. No hablo de envejecer junto a tu compañero. Hablo de esas treintañeras de buena posición que se casan con viejales ricos y decrépitos. ¿Cómo se sienten al acariciar esas carnes arrugadas, esos vientres hinchados, ese aliento gastado? ¿En verdad no envidian las risas de sus congéneres, colgadas del brazo de un mozo más o menos apuesto pero vital, potente, alegre, soñando cómo será agarrarse a esa espalda y sentir la fuerza de su abrazo?

      ¿Tan poco necesitan? ¿El sexo y el deseo es para ellas algo tan secundario que lo aplastan y sofocan por un bolso de seiscientos euros y unos zapatos de trescientos?
Porque ya pueden disimular y hablar de spas y masajes y peluquería diaria y la casa de la playa, que cuando las miramos sólo vemos a unas pobres infelices que regresan a casa temprano para darle las pastillas al viejo mientras saben que se pierden noches locas y abrazos apretados; una polla tersa y llena y gemidos ahogados.

    Y mientras ellas se muerden los nudillos de deseo inalcanzable, viendo como torpemente las monta  de vez en cuando una carcasa desagradable y macilenta, y se consuelan pensando que las miradas que les lanzan las otras son de envidia y no de conmiseración pagana, los viejos a su vez fantasean con la idea de que esas carnes frescas, tersas y lozanas, los aman desinteresadamente, intentando convencerse de que las hacen gozar y no sueñan con adonis potentes que las sacien, al tiempo que rebuscan en los bolsillos la viagra y piden al cielo que los salve de la insuficiencia coronaria.

Uol Free

13 comentarios:

  1. Eres bastante estupida y superficial, tambien existe el amor y el deseo entre viejos como tu los llamas despectivamente y jovenes, tengo 29 años y he disfrutado muchisimo con mujeres a las que tu considerarias VIEJAS.....estoy seguro que una jovencita como tu no me hecharía un polvo ni me haria disfrutar como lo ha hecho alguna de esas viejas.....( no solo existen viejos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que un hombre de 60 años pueda hacer gozar a una de 30 y viceversa. Pero en fetichismos y filias no me meto. Cada uno sabe lo que le pone.

      Eliminar
    2. Anónimo4/7/12 8:32

      No es amor, es dar dinero a cambio de juventud, y viceversa, otra cosa es la película que os querais montar los hombre, de que en vuestro caso es diferente, que a vosotros sì os quiere y os desea...en fin..

      Eliminar
    3. ¿Pero es que el dinero lo ahoga todo? Y no hablo de verdadera necesidad, de hambre sino de avaricia.

      Eliminar
  2. ¿Porqué dás por hecho que esas jovencitas no se follan al jardinero cachas o al chófer de anchas espaldas?
    Seguro que el abuelo, además de gastarse seicientos euros en un bolso para su querida, se gasta el doble en una orgía con putas para que le cunda la Viagra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se follan al jardinero cachas, ¿para qué quieren al viejo? Ah, la pasta... No me interesa la pasta.
      Y el viejo repleto de viagra... ¿es que le desinfla la panza y le alisa las arrugas? :P

      Eliminar
    2. Lo siento, pero no conozco ninguna jovencita que esté con un viejuno de 60 tacos si no hay algún acuerdo economico de por medio.
      Puede que en tu entorno existan más filias de ese tipo.

      La pasta y la viagra no lo van a hacer más joven, solo le van a dar el gusto de tirarse veinteañeras eslavas. Algo parecido a lo que hacen algunas maduritas europeas cuando se van de vacaciones a Cuba, Brasil, etc.

      Eliminar
    3. Eso es exactamente lo que he dicho, Torpemán. Estamos afirmando lo mismo. Lo que yo me pregunto es ¿por qué esas jóvenes con todo por vivir sacrifican su felicidad y sexualidad por un estatus o por dinero? ¿De verdad llegan a pensar que les compensa? Yo pienso que no. ¿Tan poco se quieren a si mismas? ¿Tan poco desean?

      Eliminar
    4. Bueno, además de la carga genetica que heredamos, supongo que el entorno en el que nos movamos hace que se acentúe alguna caracteristica.

      Por poner ejemplos sencillos, una lituana o un cubano tienen estimulos poderosos para querer pillar alguien con billetes que se los lleve a algún bonito país, y l@s abuel@s son más fáciles de enganchar.

      Sin irse tan lejos, conozco chicas que teniendo carreras universitarias (en plural) en su casa han sido educadas (por sus propias madres) con un concepto de como debe ser una familia, y eso pasa por casarse con un hombre bien colocado y ocuparse de la casa (de mandar a la chacha, vaya).
      Dependiendo de sus habilidades/físico, el hombre será más o menos viejo. A algunas incluso les satisface esa vida.

      Eliminar
  3. Uhmm..

    Las mujeres no tiene las pulsiones sexuales que tienen los hombres (mucho más intensas los de ellos que las de ellas). Puede estar un tiempo sin follar y ser felices. El hombre puede llegar a enloquecer si no pilla cacho.

    A nosotros nos da igual la pasta que tenga la tía, mientras esté buena.
    A ellas les importa tanto la pasta (o posición social), como el físico.

    Al final se llega a acuerdos. De todas formas, como bien dice Torpeman, lo que hacen es una "inversión". El viejo paga porque estén bellas (bolso, ropas caras,...), y ellas tratan de aprovechar ese estatus para cazar algún rico... que no sea tan viejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discrepo con que no tenemos pulsiones sexuales al mismo nivel. Yo me suuuubo por la paredes y no enloquezco porque para eso está la masturbación (los vibradores son efectivos al 100%)
      Por otra parte, dais por supuesto que las mujeres no tienen pasta. En mi ambiente, todas tenemos pasta propia, fruto de nuestro trabajo. No necesitamos la de otro. Eso libera mucho, es cierto. Por eso, me apenan esos acuerdos. Pero es cierto que existen personas a las que el sexo les da igual (son asexuados), mujeres y hombres (he conocido a alguno y me hago de cruces).

      Eliminar
  4. Es que al abuelo que se trae la rusa le dan palmadas y lo vitorean, mientras que de la madurita se cachondearían los hombres y despreciarían las mujeres.

    Así está aún el mundo. Pero conozco a alguna con "amigo" en Senegal al que va a ver con frecuencia y manda muchos regalos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Suertuda! ja ja ja!!! En fin, a mí lo de los regalos, que quieres que te diga...

      Y al viejo lo vitorean por delante y se ríen por detrás (también los hombres se ríen de él, no lo niegues)

      Eliminar

Tu opinión me interesa. Es tuya.